Guía básica para
las familias

¿Cómo sé que mi hijo sufre ciberacoso si no me lo cuenta?

A muchas de las víctimas les cuesta contarlo, ya sea por miedo o por vergüenza. Por eso es importante que hables con él de manera regular: saber qué le preocupa y crear la confianza suficiente para que se abra a ti. Y más si notas que ha cambiado sus rutinas o su estado de ánimo habitual.

Más en el blog de DAS:

Definición de ciberacoso | Tipos

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

A nivel de comportamiento puede que le notes triste, nervioso, inseguro o algo susceptible. Incluso es muy posible que muestre síntomas físicos: falta de apetito o que no duerma bien, por ejemplo. Casi con seguridad no le apetecerá ir al colegio o quedar con sus amigos, y su rendimiento escolar se verá afectado.

Además, al tratarse de un problema relacionado con Internet, mostrará cierta obsesión por consultar el móvil o el ordenador a todas horas

Más en el blog de DAS:

Aspectos psicológicos

¿Cómo puedo evitarlo?

Ante todo, es fundamental que eduques a tu hijo en valores como la empatía, la confianza, el diálogo y el respeto hacia otras personas y sus diferencias. Programas educativos como Paktamos pueden ayudarte en esa labor.

En el día a día, debes aconsejar a tu hijo en el uso que hace de las redes sociales: no aceptar nunca invitaciones de personas desconocidas; no compartir fotografías, vídeos o información personal que pueda comprometerle; y en el caso de que reciba mensajes insultantes o molestos, debe informarte siempre.

Más en el blog de DAS:

10 consejos prácticos

¿Qué hago si confirmo que mi hijo está siendo acosado en Internet?

Es importante que actúes cuanto antes. Eso sí, desde la calma. Nunca te tomes la justicia por tu cuenta.

Primero, recopila las pruebas para que quede constancia de lo que está sucediendo. Después, habla con sus profesores, ya que en muchos casos el acosador suele ser un compañero de clase. Los centros escolares cuentan habitualmente con un protocolo de actuación para estos casos.

Por supuesto, haz un seguimiento constante para confirmar que las medidas que se están tomando son efectivas. Especialmente, preguntando a tu hijo cómo se siente.

Más en el blog de DAS:

Qué pruebas necesito | Cómo intervenir

¿Qué puedo hacer si el problema persiste?

Si el acoso no desaparece después de haber intentado otras vías, entonces es el momento de tomar medidas legales. Consulta con un abogado especializado para que te ayude a dar los pasos adecuados.

Durante el proceso, también puedes denunciar el tema en cada una de las redes sociales con el objetivo de frenar las comunicaciones de manera inmediata.

Más en el blog de DAS:

Qué hacer en caso de amenaza | Legislación

Libro electrónico: ¿Qué hago si mi hijo sufre ciberbullying?

Para profundizar sobre el tema, puedes descargarte y consultar esta exhaustiva guía elaborada por el equipo de expertos de DAS.

Descargar PDF